PASEAR EN BICICLETA POR GRANADA: TODO LO QUE NECESITAS SABER

La ciudad andaluza cuenta con más de treinta kilómetros de carril bici y permite visitar sus lugares de interés usando este medio de transporte.

La bicicleta como medio de transporte diario, cada vez cuenta con más adeptos en el territorio español, y las grandes ciudades actualizan sus infraestructuras para permitir a sus habitantes el uso seguro y eficaz de estos vehículos.

Granada es una de las ciudades más visitadas de Andalucía y los universitarios son un núcleo muy importante de su población, por lo que era necesario desarrollar un plan para implantar la bicicleta como transporte alternativo para reducir atascos y los gases contaminantes emitidos por los vehículos de motor.

La bicicleta es práctica, ecológica, beneficiosa para la salud del usuario y permite agilizar el tráfico, unos aspectos que casan muy bien con el espíritu de la ciudad de la Alhambra.

La red de carriles bicis cuenta con un total de 12 rutas que recorren los enclaves más importantes de la urbe como el Parque Tecnológico o la zona Norte.

Las extensiones de estos carriles varían desde el más corto de unos 360 metros en la Avenida América, hasta los 6 kilómetros del carril que lleva al Parque Nueva Granada.

Probablemente, el carril más transitado es el de la zona de la Cartuja, de unos 2 kilómetros de longitud, utilizado por los estudiantes universitarios (alrededor de 10.000, según las últimas encuestas) para asistir a clase durante el curso.

Una forma de trasladarse rápida y cómoda, que se ha convertido en uno de los reclamos para atraer estudiantes a la ciudad, al permitirles moverse de una punta a otra sin necesidad de tener un coche o gastar dinero en otro tipo de transportes públicos.

Finalmente, el carril que más impacto positivo tiene en la ciudad, es el del Parque Tecnológico de la Salud. Con unos 5 kilómetros de largo, permite tanto a estudiantes como al resto de ciudadanos y visitantes, acceder al campus de la salud y al hospital de forma más directa.

Como no podías ser de otra manera, la ciudad cuenta con diferentes opciones para alquilar bicicletas por toda la ciudad. Las ofertas son muy variadas y se puede elegir entre bicicletas de montaña, carretera o EBikes.

El área metropolitana también cuenta con aparcamientos para dejar tu bici mientras visitas los lugares y monumentos más representativos de la ciudad.

Para concienciar y animar a la población a usar cada vez más la bicicleta en detrimento de los vehículos tradicionales de motor, la ciudad pone en marcha cada año nuevos programas para iniciar a niños y niñas en edad escolar en su uso; sumarse a iniciativas como el movimiento ciudadano y comunitario 30 Días sin Bici, que tiene lugar en el mes de abril; el Día Mundial Sin Automóvil o el Día de la Tierra.

La importancia de la bicicleta se va integrando en la vida cotidiana de la ciudad e, incluso, cuenta con un Grupo de Movilidad Sostenible, donde se desarrollan talleres de puesta a punto de bicis, bikeability o implementando un sistema de préstamo de bicis

LOS MEJORES LUGARES PARA CONOCER LA GRANADA NOCTURNA

La actividad de la ciudad no decae sin importar la hora del día y la disfrutar de su es una obligación.

Al caer la noche, l ciudad se transforma y adquiere un aire más mágico si cabe. Incluso es posible visitar la Alhambra de noche si eres afortunado en tu reserva. A esas horas, el público permitido es mucho menor que durante el día, pero merece la pena probar suerte.

Al ser, Granada, una ciudad con una alta población estudiantil y de turistas, tanto sus días como sus noches están llenos de actividad con una oferta muy variada para adecuarse a todo tipo de gustos.

Tras el recorrido gastronómico por sus bares, probando sus diferentes y generosas tapas (pedir una bebida en un bar es sinónimo de tapa gratis), toca tomar el pulso a la espectacular noche granadina, con locales de diferentes estilos: discotecas, pubs y establecimientos con música en vivo.

Las 12 de la noche (como en el resto de España) se considera la hora oficial del comienzo del ocio nocturno, cosa que pilla descolocada a los turistas internacionales o a los estudiantes Erasmus, pero a lo que tardan poco en acostumbrarse.

En época de curso universitario o fiestas locales el ambiente fiestero diurno no dista mucho al que puede encontrarse durante la noche.

Los locales de flamenco son uno de los mayores atractivos para disfrutar del Granada más clásico y establecimientos como la Venta del Gallo, son una fantástica forma de caer hechizado por el flamenco de esta tierra. Estos espectáculos tienen lugar en el interior de una casa cueva, consiguiendo la sensación de no haber presenciado nada igual en la vida.

En la noche, se coincide con gentes venidas de toda España y desde diferentes lugares del mundo, dando lugar a una comunidad muy cosmopolita, abierta y animada.

La Calle Elvira es una de las zonas más transitadas durante la noche, para disfrutar de un ritmo más tranquilo y no tan enfocada al ocio universitario. Cuenta con variados pubs, bares de tapas y teterías estilo árabe, que te harán sentir como si estuvieses en el mismo Marruecos.

Pedro Antonio de Alarcón es la zona más frecuentada por los universitarios y gente joven con más ganas de fiesta. El más famoso de la zona es el Pub Peatón, establecimiento de visita obligatoria para los fanáticos del rock que ofrece música en directo.

Una vez que los bares y pubs comienzan a cerrar, a eso de las 4 de la madrugada, y si las ganas de fiesta siguen en su apogeo, siempre queda la opción de visitar alguna de sus numerosas discotecas abiertas hasta el amanecer, y así evitar quedarse con ganas de más.

Mae West es la discoteca más conocida de Granada y la mejor elección para acabar la noche. El lugar se compone de distintas salas destinadas a diferentes tipos de música, desde música electrónica a reggaetón, y donde encontrar el modo perfecto de acabar la noche bailando. Por algo, es la discoteca más grande y popular de Granada. Es el emblema más reconocido de su vida nocturna.

GRANADA: BICICLETA VS TRANSPORTE PÚBLICO

La forma en la que elegimos movernos por la ciudad tiene una serie de impactos sobre el medio ambiente, la salud y la calidad de vida, que nos suelen pasar desapercibidos.

Cuando se tiene la posibilidad de vivir en una gran ciudad, las opciones para moverse por ella son muy diferentes, cada cual con sus propios aspectos a tener en cuenta a la hora de utilizarlos.

En el caso que nos ocupa, Granada, dispone de: coches particulares, autobuses, taxis, tranvías, bicicletas o ir por nuestro propio pie.

Ir a pie sólo es una opción viable, si el lugar de trabajo, universidad, colegio, etc, está a una distancia próxima al domicilio, lo que no siempre ocurre.

El debate de la movilidad siempre tiene por objeto a los usuarios de las bicicletas y a los usuarios del resto de transportes.

Capitales europeas han cerrado sus calles a determinados vehículos de motor, convirtiéndolas en peatonales o para uso de ciclistas, favoreciendo un tipo de modelo sostenible.

El uso del transporte público, aunque menos contamínate que el coche, sigue teniendo serias lagunas, como la falta de poder subir la bici o un animal de compañía al mismo.

– La contaminación del transporte público sigue siendo relevante, especialmente cuando se tratan de los vehículos pertenecientes a flotas más antiguas cuyas emisiones son exageradas. Sin olvidar, los estridentes ruidos que emiten y causan perturbaciones entre la población.

– También, cuentan con el impedimento de abordar el transporte a determinadas horas donde la afluencia de gente es mayor, provocando pérdidas de tiempo en nuestro horario diario.

– El precio del billete o el abono transporte se convierte en otro dato negativo al convertirse en objeto de fluctuaciones de precios. Se da la casualidad de que los precios suben cada año al comienzo de la época escolar y universitaria, y luego no bajan al mismo ritmo. Si es que lo hacen.

Usando la bicicleta muchos de esto problemas se evitan o se reducen de forma muy significativa.

– Los humos contaminantes que emiten son nulos y la perturbación acústica en las calles es inexistente.

– En la bici, se puede portar a un animal de compañía (si sus dimensiones lo permiten) o puede acompañar durante el trayecto, sin ningún tipo de impedimento.

– Los atascos y embotellamientos no afectan a los ciclistas al contar con sus propios carriles bicis y al estar dotados de una mayor fluidez y maniobrabilidad en las situaciones más exigentes.

– Los problemas de llegar tarde o perder el transporte a una hora determinada se evitan al disponer de un vehículo a la entera disposición del usuario. Se evitan colas, horas de espera, perder turnos o incompatibilidades horarias.

– El ahorro económico es otro factor muy a tener en cuenta a la hora de elegir la bici como medio de transporte. En la ciudad, se disponen de varias ofertas de diferentes tiendas para alquilar una bicicleta, en caso de no tener una propia o capacidad para comprar una. Aún así, invertir en la compra de este medio de transporte, es una inversión que se amortizará sola a los pocos meses.

Al margen de todo esto, montar en bici por Granada tiene otro aspecto muy positivo del que otras ciudades carecen: el clima.

Otras regiones, imposibilitan el uso de la bici por su compleja climatología con lluvias y vientos fuertes, pero esta ciudad, cuenta con un clima estable y agradable durante casi todo el año, que anima a montar en bici y disfrutar de sus rutas alternativas alejadas del ruido y la contaminación

5 SITIOS DE GRANADA QUE DEBES VISITAR EN BICI

La ciudad ofrece mucho que ver gracias a su pasado árabe y también cuenta con un paisaje asombroso gracias a su privilegiado enclave.

Visitar Granada y disfrutar de tu deporte favorito al aire libre son dos opciones compatibles y muy recomendables, para ver sus maravillosos enclaves desde una perspectiva diferente y muy emocionante.

El clima andaluz siempre acompaña para realizar un agradable paseo en bici ya sea en el campo o en la ciudad, y en esta ciudad, ambas opciones se encentran a muy pocos kilómetros unas de otras.

El que fuera el último estado musulmán de la península ibérica, ofrece multitud de recorridos y lugares que visitar, llenos de fuertes contrastes y una riqueza cultural inmensa, gracias a la mezcla de su pasado nazarí con la cultura española.

Se necesitará más de un día para contemplar tales maravillas.

1. Dehesa del Generalife

Es un parque y espacio natural protegido de Andalucía. La ruta hasta su zona de recreo donde pasar el día y descansar, exige atravesar el Bosque de la Alhambra, un paraje espectacular y lugar ideal para disfrutar de un agradable paseo con la familia o amigos.

El lugar está dotado de una zona deportiva para el uso de los visitantes o, si se prefiere pasear, es muy fácil toparse con restos arqueológicos nazaríes como la Silla del Moro.

2. Vega de Granada

Comienza en el centro de la ciudad, siguiendo el cauce del río Genil por su carril bici y que consiste en un trayecto con diversas rutas que van desde la media hora hasta las cuatro horas de duración.

Un trayecto, conocido como el pulmón del área, lleno de contrastes, que nos lleva desde el ruido de la ciudad hasta la calma y el aire limpio del campo.

3. Mirador de San Nicolás

Subir al mirador y disfrutar de sus vistas es una de las experiencias que no se pueden dejar pasar cuándo se visita la ciudad. Es una visita imprescindible y uno de los rincones más bonitos de Andalucía.

Desde esta posición privilegiada se puede contemplar  la Alhambra y Sierra Nevada en un solo vistazo. Un lugar ideal para contemplar el atardecer.

4. El Albaicín

Pasear en bici por este precioso barrio blanco granadino es la mejor forma de contemplar la Granada clásica y donde se pueden captar más de una fotografía digna de una postal.

Un laberinto de calles y callejones que dan lugar a sus tranquilas plazas y escalinatas.

Una buena forma de pasar todo un día descubriendo los secretos de la ciudad.

5. Sacromonte

Este barrio está situado sobre la colina de Valparaíso y ofrece uno de los paseos más espectaculares a realizar, por el aspecto más tradicional de la antigua ciudad árabe.

Es una de sus zonas más antiguas y ofrece un paisaje muy diferente gracias a sus casas cueva y sus balcones con vistas a la Alhambra y a las montañas.

Un barrio en el que ser testigo de las zambras (baile flamenco típico de Granada) que cautivaron a personalidades como Ingrid Berman y Michelle Obama entre otros